El porque de todo viaje….

Siempre eh admirado a las personas que se atreven a crear contenidos, a compartir sus ideas sin miedo a la crítica como un aspecto socialmente destructivo del ser humano; al contrario, tomando a la opinión de los demás como un aspecto relevante en el crecimiento personal de cada uno de nosotros, tanto como personas, como profesionales y miembros de una sociedad que demanda cambios y soluciones.

Es así como abro este espacio para compartir experiencias, ideas, fantasías y alguno que otro momento en la vida de este planificador territorial en un pedazo del mundo fascinante y lleno de circunstancias que demandan un poco de atención y mucha experticia.

Como es debido y partiendo de las enseñanzas de mi madre, siempre al entrar se debe saludar; es así que debo presentarme. Mi nombre el Luis Miguel Ruiz, soy geógrafo planificador de la Universidad de Nariño, ubicada en la Ciudad de San Juan de Pasto, Departamento de Nariño, Republica de Colombia, tengo veintinueve años de los cuales eh dedicado casi nueve a ejercer la geografía y casi toda mi vida a vivir con el rock and roll en la cabeza.

En mi corta carrera profesional eh tenido la fortuna de trabajar en varias partes del sur del país, además de recorrer las principales ciudades de Colombia en busca de conocimiento y experiencias en el campo de la ordenación del territorio y el manejo de la información espacial, además de ser un lector muy activo de cualquier tipo de articulo o material bibliográfico al respecto.

Creo que en este momento de mi vida, el poder compartir tanto las ideas, como las experiencias es básico para mi desarrollo personal y profesional, siendo así este uno de los medios más adecuados como un escape a la cotidianidad que a veces me aqueja, y aprovechando algo de tiempo libre que al ser tan preciado y escaso, no se puede desperdiciar.

Espero que de las experiencias, conocimientos y vivencias en general, este espacio sea algo más que un instante para expresarse y mostrar un poco al mundo lo que ocurre en mis días de producción literaria, y se convierta en la puerta para compartir…..

 

 

Información Espacial y OT, un análisis de contexto.

La construcción de territorios sostenibles enmarcados en un ordenamiento territorial integral en un país como Colombia es un tema demasiado complejo, donde se han analizado alternativas y estrategias de desarrollo económico, ambiental, social y de infraestructura a través de los años, las cuales no han tenido mayor relevancia en el territorio, y que han permitido el asentamiento de poblaciones en zonas de alto riesgo, la construcción de obras de infraestructura en ecosistemas estratégicos, la expansión desmesurada de la frontera agrícola y la guerra por la tierra entre las comunidades campesinas e indígenas entre muchos conflictos territoriales.

Es en medio de este tipo de dilemas donde sale a la luz el papel de la información espacial como un pilar fundamental del ordenamiento y gestión territorial; es este el momento donde la toma de decisiones se sustenta en información que tenga un peso real en la formulación de políticas y herramientas para el diseño de ciudades inteligentes, la consolidación de reservas ambientales debidamente reglamentadas y la construcción de una agricultura como pilar fundamental de la economía local, regional y nacional.

La geografía en Colombia ha sido un componente un tanto ambiguo en el ordenamiento y consolidación territorial a nivel nacional, donde históricamente se han presentado conflictos metodológicos y técnicos como la construcción de una cartografía oficial a una escala adecuada para la toma de decisiones vs la exigencia de mapas dentro de planes y esquemas de ordenamiento y gestión territorial, o la falta de precisión en el sistema de coordenadas vs la exigencia de una geo-referencia para los puntos de amenazas y riesgos, sin contar el hecho de que históricamente nos acostumbramos a planificar el territorio con insumos bastante desactualizados.

Pero como mi interés no es destruir, si no construir conocimiento, y acá no estamos regañando a nadie, cabe la pena aclarar que el país se ha perfilado por medio de la ICDE a una nueva etapa de la información espacial; es así como se puede consultar y descargar de manera eficiente las últimas versiones de la información básica, ambiental y geológica a nivel nacional; acciones que abren campos de investigación que no se creían posibles, ya que la falta de recursos eran una constante en las iniciativas de los grupos de investigación. Por primera vez en la historia se habla de información comunitaria, de bases de datos abiertas al público y de la consolidación de estándares de información libre para la comunidad científica e investigativa.

Teniendo en cuenta lo anterior, es importante puntualizar que es lo que falta, o como diríamos coloquialmente ¿y ahora qué?, ya que construir una base de datos, realizar una encuesta, adelantar un censo, georeferenciar un dato o conseguir una imagen de satélite no aseguran una correcta toma de decisiones ni mucho menos un ordenamiento territorial eficiente.

A nivel nacional se vislumbran muchas cosas favorables para la construcción de políticas y herramientas que aseguren un correcto ordenamiento territorial, pero falta un aspecto fundamental para que todo esto surta efecto en la gente, en el ciudadano o campesino, y sobre todo en la conservación de los recursos naturales de la mano con un crecimiento económico y un desarrollo urbanístico integral en cada una de las regiones del país.

Tener información no siempre significa tener conocimiento, y es donde el papel de la academia, la institucionalidad y la comunidad en general cierran un circulo que permitirá a la información convertirse en desarrollo, es donde se incurre en la falta, y es donde sorprende ver alcaldías que no cuentan con información de sus municipios, donde los municipios que aportan datos vitales para la implementación de proyectos prioritarios a las entidades del estado no tienen un conocimiento adecuado de que hacer o como utilizar estas fuentes de conocimiento en la formulación de las nuevas herramientas que generen un mejor modo de vida a la población.

La información sin conocimiento se convierte de nuevo en cifras, datos sin relevancia en el territorio, y es ahí donde fortalecer el componente institucional, a la academia y la población en general se convierte en la labor más importante en la construcción de canales de información  que tenga peso y sea relevante para el ordenamiento y la gestión territorial en Colombia.